encuentros
REGISTRATE, para asi compartir con los demás, lo que tu puedas aportar.

No utilices palabras soeces, ni faltes al respeto a los demás foreros.

Si quieres publicar una opinión, te rogamos que pongas un nombre, para que todos sepan de quien se trata.

Cualquier opinion o escrito, que vaya en contra de las normas, la moral, o las buenas costunbres, será baneada por la administración o los moderadores del foro.

ENTRA y diviertete, pero repetando a los demás, para que tu tambien seas respetado.

Tenemos a disposición de los foreros, un chat en tiempo real, para conversar o aclarar dudas.

Y recuerda que aunque sea como visitante, puedes escrivir lo que creas conveniente, o preguntar algo.
encuentros

Encuentros entre amigos y no tan amigos.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ¿QUÉ PASA CUANDO SE ACABA EL AMOR?

Ir abajo 
AutorMensaje
Francisco de Sales



Cantidad de envíos : 89
Fecha de inscripción : 28/06/2016

MensajeTema: ¿QUÉ PASA CUANDO SE ACABA EL AMOR?   Lun 18 Jul 2016 - 6:35

¿QUÉ PASA CUANDO SE ACABA EL AMOR?


En mi opinión, ésta es una situación en la que uno nunca sabe bien cómo actuar. Cualquier relación de amor se inicia con la intención de que sea eterna. Cuando se inicia, no entra ni remotamente entre las posibilidades el que un día se extinga esa pasión, ese deseo de compartirlo todo con el otro, de estar continuamente con él, y de amarle hasta el fin de los tiempos.

Si el enfriamiento en la relación es paulatino, por la suma de una decepción tras otra, o porque uno se da cuenta de que no se enamoró de una persona sino de una fantasía que uno mismo idealizó, y si hay sinceridad, se puede ir admitiendo que la relación apunta directa e inexorablemente hacia su fin y que tal vez haya que plantearse junto con el otro el futuro de la relación, pero hay veces que es el otro quien toma una decisión insospechada y plantea directamente el fin.


SI UNO ES DEJADO POR EL OTRO (sin desearlo)

Se ve todo de otro modo. El mundo deja de existir tal como se había creado. Es un volver a empezar obligatorio pero arrastrando una tristeza, una incomprensión, y una sensación de fracaso, o –cuanto menos- de error. En los primeros momentos a veces hasta se coquetea con la idea de la muerte. “No puedo vivir sin él o sin ella” es una mentira melodramática recurrente. Y es que no se desea que termine lo que se creía firme, y entran ganas de aferrarse a lo que quede, aunque ya no quede algo cierto, pero eso no se quiere perder: el niño pequeño no quiere perder  nada de lo que tenía. Entran ganas de ir a buscar al otro a suplicarle, a pedirle que lo reconsidere –sin que la dignidad se entere o sin que la dignidad haga acto de presencia en ese momento que tanto se la necesita- para seguir en la ilusión de que no ha pasado lo que sí ha pasado, y que todo sigue igual. Se cierran a cal y canto las puertas del olvido antes de que puedan refugiarse en él lo que todavía se siente como si fuera cálido y estuviera vivo.


SI SE ACABA (por culpa del otro)

La rabia lo preside todo. Las ganas de destruir, matar, o exterminar, son prominentes; las acusaciones se acumulan y ya antes de haber terminado de esgrimir una hay otra ansiosa por salir, y hay otras que llevaban tiempo esperando poder decir lo que anidan en sus entrañas. El dolor está activo, pero no es sólo el dolor que ha acompañado durante los últimos tiempos: es un dolor que clama venganza, que sólo se conforma con destrucción, que es blasfemo, retorcido, cruel… la sed de pagarle con otra moneda sangrienta es insaciable; aparece dentro de uno mismo alguien desconocido clamando venganza y, al mismo tiempo que se agradece su presencia para expresar lo que de verdad se siente en ese momento, es inevitable asustarse un poco al descubrirlo dentro.

Los sentimientos son eso: sentimientos. No son tratados psicológicos académicos ni razonamientos discursivos. Son estados que no tienen en cuenta a las explicaciones sensatas y razonadas, sino que son –a veces- explosiones del alma, o son reacciones orgullosas del ego, pero a fin de cuentas manifiestan sin censura lo que habita en uno en ese momento.

Si uno siente rabia o cualquier otro estado o emoción al saber que el otro –de quien aún se sigue enamorado- ha tomado la decisión de acabar con la relación, casi cualquier acto es comprensible y casi cualquier pensamiento entra dentro de lo que se considera una reacción humana “normal” aunque no sea adecuada. “Normal” quiere decir que se ha convertido en norma, no que sea correcto.


SI ES UNO EL QUE YA NO SIENTE AMOR POR EL OTRO

Esta es una situación que entra perfectamente en lo lógico. Puede pasar y pasa. Nos puede pasar a nosotros pero también le puede pasar a nuestra pareja. Y hay que entenderlo y aceptarlo como correcto. El amor y el amar no se pueden crear de un modo artificial. Son espontáneos, son naturales, no necesitan de razonamientos ni siguen una fórmula concreta para producirse. Están vivos y son absolutamente autónomos. No se pueden provocar y tampoco se pueden forzar. O son ellos mismos de un modo natural o no son amor o amar.

Cuando uno llega a la conclusión incuestionable de que no siente amor por la otra persona, lo sensato es poner fin a la relación, y hacerlo preferiblemente de mutuo acuerdo y de la mejor manera. Con mucho cuidado, porque hay que cuidar al otro. Y más aún si el otro ha formado parte de nuestra vida, si le hemos amado, si nos hemos compartido con él. Con mucho cuidado y con cariño, ya que no queda amor. Con mucho respeto y delicadeza, aunque con firmeza. La asertividad bien manejada es buena en estos casos. Y hacerlo de este modo es mejor para los dos.


LOS SENTIMIENTOS NO NOS PERTENECEN

Así parece. Uno no hace nada por enamorarse y parece que no hace nada por desenamorarse. Parece como si las cosas fueran sucediendo por ellas mismas. El amor no se puede crear artificialmente, ni se puede fingir.

El desamor a veces está relacionado con la evolución personal, y si el otro o la otra no siguen o no quieren seguir nuestro ritmo evolutivo en lo personal o lo espiritual es habitual que se vaya interponiendo el distanciamiento. Las cosas de la vida cumplen su ciclo, y hay que saber cuándo hay que cerrar uno para comenzar otro.

Y esto mismo sucede con las relaciones familiares y amistosas, o sea que casi todo lo leído se puede aplicar también en esos casos.


NO HAY CONSEJOS

Las relaciones humanas son complejas a veces y cada persona y cada relación es un mundo. No hay fórmulas universales. La sinceridad, para con el otro y con uno mismo, es una buena consejera.

A quien ame y sea amado, felicitaciones.

A quien no ame o no sea amado en este momento, ánimo. A fin de cuentas, tener el corazón desocupado es condición recomendable para que pueda ser ocupado. A por ello.


Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)
Volver arriba Ir abajo
http://www.buscandome.es
 
¿QUÉ PASA CUANDO SE ACABA EL AMOR?
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Que pasa si no me extraigo leche materna en el trabajo
» Y despues en la oposición qué pasa?
» Ouch ouch duele pecho y pezones...
» Tenía horario fijo y ahora me lo quitan
» Tos persistente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
encuentros :: Tu primera categoría :: ENCUENTROS :: Creencias y religiones.-
Cambiar a: