encuentros
REGISTRATE, para asi compartir con los demás, lo que tu puedas aportar.

No utilices palabras soeces, ni faltes al respeto a los demás foreros.

Si quieres publicar una opinión, te rogamos que pongas un nombre, para que todos sepan de quien se trata.

Cualquier opinion o escrito, que vaya en contra de las normas, la moral, o las buenas costunbres, será baneada por la administración o los moderadores del foro.

ENTRA y diviertete, pero repetando a los demás, para que tu tambien seas respetado.

Tenemos a disposición de los foreros, un chat en tiempo real, para conversar o aclarar dudas.

Y recuerda que aunque sea como visitante, puedes escrivir lo que creas conveniente, o preguntar algo.
encuentros

Encuentros entre amigos y no tan amigos.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 AQUÍ Y AHORA

Ir abajo 
AutorMensaje
Francisco de Sales



Cantidad de envíos : 89
Fecha de inscripción : 28/06/2016

MensajeTema: Re: AQUÍ Y AHORA   Mar 28 Jun 2016 - 17:00

Betina escribió:
Francisco de Sales escribió:
AQUÍ Y AHORA



“La vida no es mañana; el amor no es mañana; lo trascendental nunca es mañana. Siempre es ahora, siempre es aquí. Cada minuto, irrepetible, exige su plenitud y su canción.”
(Antonio Gala)



En mi opinión, nos ponemos grandilocuentes cada vez que hablamos de aquí y ahora… ¡como si supiéramos lo que eso significa!

¿Lo sabemos?

¡Pero si no puede ser más fácil!

“Aquí” es donde estoy, el sitio desde el que estoy hablando.

Y “ahora”, es este momento, a esta hora, en este mismo instante, ni ayer ni mañana.

En realidad sobra el aquí porque ya va implícito en el ahora. Y viceversa.

En realidad no hay un “ahora” si no hay un “aquí” donde situar ese “ahora”. Y “aquí” necesita un “ahora” para ser; si no hay un “ahora” no se puede estar “aquí”. Y todo esto no es un juego de palabras.

Otra cosa es lo que hacemos con ello, porque, estemos en la parte del mundo que estemos, y sea la hora que sea, siempre se acierta al decir “aquí y ahora”.

Nos estamos perdiendo una parte importante de la vida si no somos absolutamente conscientes de ello, por lo menos de vez en cuando al principio pero tratando de que sea cada vez más a menudo hasta que se convierta en constante.

Para tomar consciencia de ello, al principio sirven trucos sencillos como el de pararse cada cierto tiempo (y si hace falta se pone una alarma en el reloj o en el teléfono móvil para que suene cada diez minutos) y separarse de lo que se esté haciendo, aislarse simbólicamente del mundo y entrar dentro de uno, en el Uno Mismo, para decir algo como: “Soy yo”, o “Estoy aquí”, o “Estoy vivo”.

Mejor si se acompaña de cualquiera de los sentidos. Si se toca algo, eso confirma la sensación de estar aquí y estar ahora y estar vivo. Si haces unas cuantas respiraciones completas, mejor. Y si miras a tu alrededor como si vieses el mundo por primera vez, mejor todavía.

Lo importante es separarse de la rutina en la que te encuentres para verlo distinto, con consciencia.

Otra cosa que resulta bien es mirarse en un espejo, preferiblemente a los ojos –es uno de los ejercicios más difíciles que existen…-. Si se puede sonreír a quien nos devuelve nuestra propia mirada, mejor. Y si la sonrisa es sincera, aún mejor. Y si se puede mantener la mirada y se puede escuchar lo que siente o lo que piensa quien nos está mirando, todavía mejor.

Tocarse también está bien. Acariciarse los brazos (¿Abrazan tanto como crees que tendrían que abrazar?). Tomar conciencia del vientre (Y de los órganos que hay dentro). De las arrugas, quien las tenga (Que son la garantía de que se ha vivido). De las manos (¿Cuántas cosas han tocado estas manos?)

Y después de hacer cualquiera de las cosas sugeridas, volver a uno, aquí y ahora.

Estoy.

Estoy vivo.

Estoy es la vida.

Esto es la vida.

Vivo.

Estoy aquí.

La vida me pertenece.

Respiro.

Puedo ver, puedo oír.

Ahora estoy pendiente de mí.

Me acompaño a todos los sitios.

Estoy a todas horas conmigo, pero no soy muy consciente de ello.

Si me pongo a pensar en mi pasado, tengo la sensación de que no he vivido una gran parte de mi vida. Me falta algo.

He vivido como un autómata.

Parece que sólo han dejado huella en mí las cosas un poco extremas: mucha felicidad y mucho dolor.

Estuve en todos los minutos, pero… ¿De qué los he llenado?

¿Podría poner más plenitud a este presente y a los próximos?

¿Eso es lo que quiere decir “aquí y ahora”?

¿Estar con la consciencia plena y atenta?

Respiro.

Yo.

Soy yo quien respira.

Eso quiere decir que estoy aquí y ahora.

Siento mi vida y siento que estoy vivo.

No aplazo esta consciencia.

No me pierdo el placer de saberme Yo y sentirme Yo.

Estoy aquí y ahora.

Y comprender esto es, casi casi casi, el todo.


Te dejo con tus reflexiones…

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Francisco de Sales

Me llego al alma Francisco, yo lo llamo Presente Continuo, y con gusto lo compartiré en un grupo que estoy y esta por esa vía.

Lluvia de bendiciones


" />

Te lo agradezco, Betina.
Saludos y Bendiciones.
Volver arriba Ir abajo
http://www.buscandome.es
BAO
Super Moderadora
Super Moderadora
avatar

Cantidad de envíos : 3823
Fecha de inscripción : 31/03/2009

MensajeTema: Re: AQUÍ Y AHORA   Mar 28 Jun 2016 - 16:56

Francisco de Sales escribió:
AQUÍ Y AHORA



“La vida no es mañana; el amor no es mañana; lo trascendental nunca es mañana. Siempre es ahora, siempre es aquí. Cada minuto, irrepetible, exige su plenitud y su canción.”
(Antonio Gala)



En mi opinión, nos ponemos grandilocuentes cada vez que hablamos de aquí y ahora… ¡como si supiéramos lo que eso significa!

¿Lo sabemos?

¡Pero si no puede ser más fácil!

“Aquí” es donde estoy, el sitio desde el que estoy hablando.

Y “ahora”, es este momento, a esta hora, en este mismo instante, ni ayer ni mañana.

En realidad sobra el aquí porque ya va implícito en el ahora. Y viceversa.

En realidad no hay un “ahora” si no hay un “aquí” donde situar ese “ahora”. Y “aquí” necesita un “ahora” para ser; si no hay un “ahora” no se puede estar “aquí”. Y todo esto no es un juego de palabras.

Otra cosa es lo que hacemos con ello, porque, estemos en la parte del mundo que estemos, y sea la hora que sea, siempre se acierta al decir “aquí y ahora”.

Nos estamos perdiendo una parte importante de la vida si no somos absolutamente conscientes de ello, por lo menos de vez en cuando al principio pero tratando de que sea cada vez más a menudo hasta que se convierta en constante.

Para tomar consciencia de ello, al principio sirven trucos sencillos como el de pararse cada cierto tiempo (y si hace falta se pone una alarma en el reloj o en el teléfono móvil para que suene cada diez minutos) y separarse de lo que se esté haciendo, aislarse simbólicamente del mundo y entrar dentro de uno, en el Uno Mismo, para decir algo como: “Soy yo”, o “Estoy aquí”, o “Estoy vivo”.

Mejor si se acompaña de cualquiera de los sentidos. Si se toca algo, eso confirma la sensación de estar aquí y estar ahora y estar vivo. Si haces unas cuantas respiraciones completas, mejor. Y si miras a tu alrededor como si vieses el mundo por primera vez, mejor todavía.

Lo importante es separarse de la rutina en la que te encuentres para verlo distinto, con consciencia.

Otra cosa que resulta bien es mirarse en un espejo, preferiblemente a los ojos –es uno de los ejercicios más difíciles que existen…-. Si se puede sonreír a quien nos devuelve nuestra propia mirada, mejor. Y si la sonrisa es sincera, aún mejor. Y si se puede mantener la mirada y se puede escuchar lo que siente o lo que piensa quien nos está mirando, todavía mejor.

Tocarse también está bien. Acariciarse los brazos (¿Abrazan tanto como crees que tendrían que abrazar?). Tomar conciencia del vientre (Y de los órganos que hay dentro). De las arrugas, quien las tenga (Que son la garantía de que se ha vivido). De las manos (¿Cuántas cosas han tocado estas manos?)

Y después de hacer cualquiera de las cosas sugeridas, volver a uno, aquí y ahora.

Estoy.

Estoy vivo.

Estoy es la vida.

Esto es la vida.

Vivo.

Estoy aquí.

La vida me pertenece.

Respiro.

Puedo ver, puedo oír.

Ahora estoy pendiente de mí.

Me acompaño a todos los sitios.

Estoy a todas horas conmigo, pero no soy muy consciente de ello.

Si me pongo a pensar en mi pasado, tengo la sensación de que no he vivido una gran parte de mi vida. Me falta algo.

He vivido como un autómata.

Parece que sólo han dejado huella en mí las cosas un poco extremas: mucha felicidad y mucho dolor.

Estuve en todos los minutos, pero… ¿De qué los he llenado?

¿Podría poner más plenitud a este presente y a los próximos?

¿Eso es lo que quiere decir “aquí y ahora”?

¿Estar con la consciencia plena y atenta?

Respiro.

Yo.

Soy yo quien respira.

Eso quiere decir que estoy aquí y ahora.

Siento mi vida y siento que estoy vivo.

No aplazo esta consciencia.

No me pierdo el placer de saberme Yo y sentirme Yo.

Estoy aquí y ahora.

Y comprender esto es, casi casi casi, el todo.


Te dejo con tus reflexiones…

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Francisco de Sales

Me llego al alma Francisco, yo lo llamo Presente Continuo, y con gusto lo compartiré en un grupo que estoy y esta por esa vía.

Lluvia de bendiciones


[img][/img]

_________________
Volver arriba Ir abajo
Marcuss

avatar

Cantidad de envíos : 111
Fecha de inscripción : 16/06/2016

MensajeTema: Re: AQUÍ Y AHORA   Mar 28 Jun 2016 - 11:02

Francisco de Sales escribió:
AQUÍ Y AHORA



“La vida no es mañana; el amor no es mañana; lo trascendental nunca es mañana. Siempre es ahora, siempre es aquí. Cada minuto, irrepetible, exige su plenitud y su canción.”
(Antonio Gala)



En mi opinión, nos ponemos grandilocuentes cada vez que hablamos de aquí y ahora… ¡como si supiéramos lo que eso significa!

¿Lo sabemos?

¡Pero si no puede ser más fácil!

“Aquí” es donde estoy, el sitio desde el que estoy hablando.

Y “ahora”, es este momento, a esta hora, en este mismo instante, ni ayer ni mañana.

En realidad sobra el aquí porque ya va implícito en el ahora. Y viceversa.

En realidad no hay un “ahora” si no hay un “aquí” donde situar ese “ahora”. Y “aquí” necesita un “ahora” para ser; si no hay un “ahora” no se puede estar “aquí”. Y todo esto no es un juego de palabras.

Otra cosa es lo que hacemos con ello, porque, estemos en la parte del mundo que estemos, y sea la hora que sea, siempre se acierta al decir “aquí y ahora”.

Nos estamos perdiendo una parte importante de la vida si no somos absolutamente conscientes de ello, por lo menos de vez en cuando al principio pero tratando de que sea cada vez más a menudo hasta que se convierta en constante.

Para tomar consciencia de ello, al principio sirven trucos sencillos como el de pararse cada cierto tiempo (y si hace falta se pone una alarma en el reloj o en el teléfono móvil para que suene cada diez minutos) y separarse de lo que se esté haciendo, aislarse simbólicamente del mundo y entrar dentro de uno, en el Uno Mismo, para decir algo como: “Soy yo”, o “Estoy aquí”, o “Estoy vivo”.

Mejor si se acompaña de cualquiera de los sentidos. Si se toca algo, eso confirma la sensación de estar aquí y estar ahora y estar vivo. Si haces unas cuantas respiraciones completas, mejor. Y si miras a tu alrededor como si vieses el mundo por primera vez, mejor todavía.

Lo importante es separarse de la rutina en la que te encuentres para verlo distinto, con consciencia.

Otra cosa que resulta bien es mirarse en un espejo, preferiblemente a los ojos –es uno de los ejercicios más difíciles que existen…-. Si se puede sonreír a quien nos devuelve nuestra propia mirada, mejor. Y si la sonrisa es sincera, aún mejor. Y si se puede mantener la mirada y se puede escuchar lo que siente o lo que piensa quien nos está mirando, todavía mejor.

Tocarse también está bien. Acariciarse los brazos (¿Abrazan tanto como crees que tendrían que abrazar?). Tomar conciencia del vientre (Y de los órganos que hay dentro). De las arrugas, quien las tenga (Que son la garantía de que se ha vivido). De las manos (¿Cuántas cosas han tocado estas manos?)

Y después de hacer cualquiera de las cosas sugeridas, volver a uno, aquí y ahora.

Estoy.

Estoy vivo.

Estoy es la vida.

Esto es la vida.

Vivo.

Estoy aquí.

La vida me pertenece.

Respiro.

Puedo ver, puedo oír.

Ahora estoy pendiente de mí.

Me acompaño a todos los sitios.

Estoy a todas horas conmigo, pero no soy muy consciente de ello.

Si me pongo a pensar en mi pasado, tengo la sensación de que no he vivido una gran parte de mi vida. Me falta algo.

He vivido como un autómata.

Parece que sólo han dejado huella en mí las cosas un poco extremas: mucha felicidad y mucho dolor.

Estuve en todos los minutos, pero… ¿De qué los he llenado?

¿Podría poner más plenitud a este presente y a los próximos?

¿Eso es lo que quiere decir “aquí y ahora”?

¿Estar con la consciencia plena y atenta?

Respiro.

Yo.

Soy yo quien respira.

Eso quiere decir que estoy aquí y ahora.

Siento mi vida y siento que estoy vivo.

No aplazo esta consciencia.

No me pierdo el placer de saberme Yo y sentirme Yo.

Estoy aquí y ahora.

Y comprender esto es, casi casi casi, el todo.


Te dejo con tus reflexiones…

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Francisco de Sales


Querido amigo Paco, muchas gracias por aceptar mi invitación, veras como no te arrepientes y tu sabiduría no caerá en el vacío, creo que has tenido un fallo y ha sido el no presentarte para darte la bienvenida como tú te mereces. SE BIENVENIDO. UN ABRAZO

P/D: Santa Teresa de Jesús, llamaba a la mente "La loca de la casa" y era por la dispersión constante que con ella tenemos, realmente no vivimos con intensidad el momento, ya que mientras hacemos o vemos algo nuestra mente este en mil sitios a la vez. Lo que tú nos propones con tu maravilloso escrito es a dominarla y tener la imaginación en lo que estás haciendo o viendo.

Creo que si Dios no escucha las plegarias es porque compartes la Divinidad con cientos de cosas diferentes




_________________
Me responsabilizo de lo que digo, no de lo que tu interpretes
Volver arriba Ir abajo
Francisco de Sales



Cantidad de envíos : 89
Fecha de inscripción : 28/06/2016

MensajeTema: AQUÍ Y AHORA   Mar 28 Jun 2016 - 8:21

AQUÍ Y AHORA



“La vida no es mañana; el amor no es mañana; lo trascendental nunca es mañana. Siempre es ahora, siempre es aquí. Cada minuto, irrepetible, exige su plenitud y su canción.”
(Antonio Gala)



En mi opinión, nos ponemos grandilocuentes cada vez que hablamos de aquí y ahora… ¡como si supiéramos lo que eso significa!

¿Lo sabemos?

¡Pero si no puede ser más fácil!

“Aquí” es donde estoy, el sitio desde el que estoy hablando.

Y “ahora”, es este momento, a esta hora, en este mismo instante, ni ayer ni mañana.

En realidad sobra el aquí porque ya va implícito en el ahora. Y viceversa.

En realidad no hay un “ahora” si no hay un “aquí” donde situar ese “ahora”. Y “aquí” necesita un “ahora” para ser; si no hay un “ahora” no se puede estar “aquí”. Y todo esto no es un juego de palabras.

Otra cosa es lo que hacemos con ello, porque, estemos en la parte del mundo que estemos, y sea la hora que sea, siempre se acierta al decir “aquí y ahora”.

Nos estamos perdiendo una parte importante de la vida si no somos absolutamente conscientes de ello, por lo menos de vez en cuando al principio pero tratando de que sea cada vez más a menudo hasta que se convierta en constante.

Para tomar consciencia de ello, al principio sirven trucos sencillos como el de pararse cada cierto tiempo (y si hace falta se pone una alarma en el reloj o en el teléfono móvil para que suene cada diez minutos) y separarse de lo que se esté haciendo, aislarse simbólicamente del mundo y entrar dentro de uno, en el Uno Mismo, para decir algo como: “Soy yo”, o “Estoy aquí”, o “Estoy vivo”.

Mejor si se acompaña de cualquiera de los sentidos. Si se toca algo, eso confirma la sensación de estar aquí y estar ahora y estar vivo. Si haces unas cuantas respiraciones completas, mejor. Y si miras a tu alrededor como si vieses el mundo por primera vez, mejor todavía.

Lo importante es separarse de la rutina en la que te encuentres para verlo distinto, con consciencia.

Otra cosa que resulta bien es mirarse en un espejo, preferiblemente a los ojos –es uno de los ejercicios más difíciles que existen…-. Si se puede sonreír a quien nos devuelve nuestra propia mirada, mejor. Y si la sonrisa es sincera, aún mejor. Y si se puede mantener la mirada y se puede escuchar lo que siente o lo que piensa quien nos está mirando, todavía mejor.

Tocarse también está bien. Acariciarse los brazos (¿Abrazan tanto como crees que tendrían que abrazar?). Tomar conciencia del vientre (Y de los órganos que hay dentro). De las arrugas, quien las tenga (Que son la garantía de que se ha vivido). De las manos (¿Cuántas cosas han tocado estas manos?)

Y después de hacer cualquiera de las cosas sugeridas, volver a uno, aquí y ahora.

Estoy.

Estoy vivo.

Estoy es la vida.

Esto es la vida.

Vivo.

Estoy aquí.

La vida me pertenece.

Respiro.

Puedo ver, puedo oír.

Ahora estoy pendiente de mí.

Me acompaño a todos los sitios.

Estoy a todas horas conmigo, pero no soy muy consciente de ello.

Si me pongo a pensar en mi pasado, tengo la sensación de que no he vivido una gran parte de mi vida. Me falta algo.

He vivido como un autómata.

Parece que sólo han dejado huella en mí las cosas un poco extremas: mucha felicidad y mucho dolor.

Estuve en todos los minutos, pero… ¿De qué los he llenado?

¿Podría poner más plenitud a este presente y a los próximos?

¿Eso es lo que quiere decir “aquí y ahora”?

¿Estar con la consciencia plena y atenta?

Respiro.

Yo.

Soy yo quien respira.

Eso quiere decir que estoy aquí y ahora.

Siento mi vida y siento que estoy vivo.

No aplazo esta consciencia.

No me pierdo el placer de saberme Yo y sentirme Yo.

Estoy aquí y ahora.

Y comprender esto es, casi casi casi, el todo.


Te dejo con tus reflexiones…

(Si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Francisco de Sales
Volver arriba Ir abajo
http://www.buscandome.es
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: AQUÍ Y AHORA   

Volver arriba Ir abajo
 
AQUÍ Y AHORA
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» José Saramago: ahora sí "Hasta aquí he llegado" Por Jorge A. Pomar
» Comparativas Fotográficas (Antes y Ahora)
» Miren las idioteces de la matilda, ahora anda en el rollo de Varela jajajaja
» SE JODIO MERCEDES SOSA,ahora le podra cantar al che........
» No reconoció a su hijo y ahora deberá indemnizarlo. No te registro.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
encuentros :: Tu primera categoría :: ENCUENTROS :: Creencias y religiones.-
Cambiar a: